Teresa, asunto de hoy

04

may

Escultura de Santa Teresa de Jesús. Post de Íñigo López de Uralde sobre la Jornada de estudios en Ávila.

Historia, Humanidades, Literatura, Pensamiento

Luchadora

Teresa se enfrenta a las leyes del mundo que le tocó vivir. En tiempos difíciles como los de hoy, ella siguió adelante con sus fundaciones, libros y quehaceres.

De manera sistemática su vida se instala en el conflicto, el choque contra una estructura pétrea en la que cualquier mujer tuvo que nadar a contracorriente.

Un mundo de hombres: confesores, acaldes, inquisidores, obispos, nuncios,….

Todos estos nombres han desaparecido de nuestra memoria y nadie los recuerda.

 

Fuerte en la enfermedad

Enferma crónica, pasa la mayor parte de su juventud convaleciente de algunas fiebres inconcretas que sin embargo le provocarían grandes sufrimientos, hasta el punto de impedirle incorporarse, siquiera a hablar, pues tenía

“la lengua hecha pedazos de mordida; la garganta de no haber pasado nada y de la gran flaqueza que me ahogaba, que aún el agua no podía pasar; toda me parecía estaba descoyuntada; con grandísimo desatino en la cabeza, toda encogida, hecha un ovillo”.

Esta circunstancia le planteó serias limitaciones físicas toda su vida. Acusada de iluminada, las representaciones gráficas que el arte nos ha dejado oscilan entre la rigurosa imagen del hábito y la extravagancia barroca.

 

Rebelde

Incumple la prohibición impuesta a las mujeres de leer las Sagradas Escrituras y estudia a través de la obra de Francisco de Osuna, la teología mística oriental, algo inaudito y a la vez peligroso.

El delgado límite entre mística y Quietismo apenas es imperceptible. La vida contemplativa siempre anduvo en el umbral de la incomprensión. La influencia del pensamiento oriental no favorecía la supervivencia a esta nieta de judío.

 

Escritora

Lectora voraz, escribe no tanto como habla sino como es.

Teresa fue reformadora contra viento y marea. Fue mística. Fue poeta. Sus obras completas las edita por primera vez Fray Luis de León, otro perseguido por la Inquisición.

Su obra personalísima, escrita a toda prisa, estuvo bajo sospecha. No en vano “El Libro de la vida” estuvo 12 años sin publicarse esperando el plácet de la Inquisición. De alguna manera esta obra fue su alegato de defensa ante el Santo Tribunal.

 

Emprendedora

Sus fundaciones en vida ascienden a diecisiete conventos; Ávila (1562), Medina del Campo (1567), Malagón (1568), Valladolid (1568), Toledo (1569), Pastrana (1569), Salamanca (1570), Alba de Tormes (1571), Segovia (1574), Beas de Segura (1575), Sevilla (1575), Caravaca de la Cruz (1576), Villanueva de la Jara (1580),  Palencia (1580), Soria (1581), Granada (1582) y Burgos (1582), en el año de su muerte.

Hoy la Orden de los Carmelitas Descalzos la componen 5.000 miembros, cuenta con 1.400 conventos y está presente en 120 países.

 

Jornada de Estudios

UNIR colabora con la Fundación Tomás Moro en la Jornada de estudios sobre Santa Teresa en Ávila los días 16 y 17 de mayo de 2015.

Lugar: Casa Natal de Santa Teresa, Ávila.

A lo largo de tres conferencias, sobre su vida, obra y herencia espiritual, más sendas visitas al Museo de Teresa y a la Catedral de Ávila y un concierto de música antigua intentaremos desentrañar el misterio de Teresa.

Más información:

www.fundaciontomasmoro.es

fundamoro@gmail.com

 

Publicado por: Íñigo López de Uralde. Patrono de la Fundación Tomás Moro


Deja un comentario

Nombre *

Correo electrónico*

Escribe aquí tu comentario


Comentarios






Back to top