Patricia Trapero

Foto de Patricia Trapero

Posiblemente pudiéramos definir la dramaturgia como el arte de contar historias para que sean encarnadas por otras personas llamadas actores. La simplicidad de la frase conlleva, sin embargo, una gran cantidad de problemas no solo para los creadores que siempre se preguntan (y preguntan) por la receta para construir un buen/magnífico/estupendo texto como si de alquimia se tratara, sino también para los investigadores que intentan (intentamos) descifrar los misterios de la creación dramatúrgica. Una tarea difícil por no decir imposible a la que intentaremos responder… o ¿plantear más interrogantes?

Patricia Trapero


Mini Bio

Patricia Trapero Llobera es Doctora en Filología Hispánica por la Universitat de les Illes Balears (UIB), donde ejerce como docente. Su tesis doctoral se centra en el planteamiento de un modelo para el análisis del espectáculo teatral. Su principal línea de investigación estudia las relaciones entre la dramaturgia teatral, las dramaturgias audiovisuales y  las transmediáticas. Aunque su investigación sigue teniendo una base teatral importantísisma, actualmente su trabajo está focalizado en la ficción televisiva. En este campo, es responsable de dos proyectos de investigación financiados por el Ministerio de Educación.


Trabajos

Dexter y la dramaturgia televisiva contemporánea: entre la ficción criminal y la (auto)biografía 

Fragmento de Dexter, ética y estética de un asesino en serie, ed. Patricia Trapero (2010) Barcelona, Laertes.

Sin embargo, más allá de la constatación nos atrevemos a decir que anecdótica, de que, por primera vez en las pequeñas pantallas, se muestre a un héroe-psicópata como personaje central de un argumento seriado, Dexter va a desplegar un sólido aparato conceptual y un trabajo dramatúrgico minucioso y complejo que debe enmarcarse, por una parte, en la dicotomía de seguimiento-transgresión de las convenciones del género de la ficción criminal en general y del subgénero de la ficción sobre asesinos en serie en particular planteados en la literatura y el cine a la que no son ajenas las referencias a los trabajos forenses y científicos sobre el fenómeno de las psicopatías violentas; y, por otra, debe relacionarse de una manera sistémica con los esquemas de la narratividad de la ficción televisiva norteamericana más reciente, es decir, de las dramaturgias televisivas. En definitiva, Dexter va a formar parte de un “repertorio cultural” (Even-Zohar 1997: 355-357 y 2000: 393) constituido por las producciones audiovisuales contemporáneas y por las tradiciones narrativas y visuales previas, integrándose en un “clúster” en el que las unidades deben ser entendidas como posibilidades combinatorias de un hipotético modelo.


¿Te apetece aprender con ella?





Back to top