Mercedes Peñalba

Mercedes Peñalba. Historia contemporánea

La curiosidad por el pasado es innata en el ser humano. Todo el mundo es un historiador de sí mismo. En uno u otro punto de la vida, todos volvemos la vista atrás para narrarnos a nosotros mismos nuestra propia historia, para encontrar sentido a nuestro pasado y encarar con más o menos esperanzas el futuro. Del mismo modo, como sujeto colectivo, como miembros de una comunidad, una clase, una nación, buscamos el modo de contarnos nuestra historia, de comprender por qué nuestro presente es este y no otro. Pero el estudio de la historia ayuda no sólo a comprender la evolución de nuestro país y a arrojar algo de luz sobre el origen de problemas actuales, sino a entender y compartir la historia del otro, de otras sociedades y culturas, facilitando la construcción del espíritu crítico y el desarrollo de una perspectiva personal y propia sobre el mundo.

Mercedes Peñalba


Mini Bio

Mercedes Peñalba Sotorrío es Doctora en Historia por la Universidad de Navarra. Desde sus estudios de licenciatura, comenzó a interesarse por la historia del siglo XX y a lo largo de los últimos años se ha especializado en la historia política y de la administración de la España de dicha centuria. Su pasión por nuestro pasado reciente le llevó a centrar sus investigaciones en el estudio del régimen franquista, en el seno del grupo de investigación España, siglo XX de la Universidad de Navarra. En esta línea, su tesis doctoral analiza la creación y evolución de la Secretaría General del Movimiento, el organismo encargado de gestionar y estructurar el partido único del régimen de Franco (FET y de las JONS). Ha participado en varios congresos y coloquios en Portugal, España y Francia. Asimismo, es autora del libro Falange Española: historia de un fracaso 1933 - 1945 y ha publicado diversos trabajos de investigación sobre el primer franquismo.


Trabajos

La Secretaría General del Movimiento: construcción, coordinación y estabilización del régimen franquista

Fragmento del artículo publicado en prensa.

“El decreto de Unificación había supuesto el pistoletazo de salida para la construcción efectiva del nuevo Estado, al tratarse de la primera medida permanente orientada a edificar toda una nueva estructura gubernativa. Eliminados jurídicamente los partidos políticos de signo republicano, quedaban ahora suprimidos y superados todos los demás. Sin embargo, y a pesar de haber existido diversos intentos de unión entre las dos fuerzas principales de este bando, el decreto no sería recibido por todos sus miembros con la misma esperanza. Tradicionalistas y falangistas expresarían sus quejas, sus protestas, sus exigencias e incluso su resistencia. La lucha por el monopolio del partido había comenzado”.


¿Te apetece aprender con ella?





Back to top