David González Ginocchio

Foto de David Ginocchio

En los últimos doscientos años la Filosofía ha hecho estallar de una vez por todas la pregunta de si las ideas mueven al mundo o el mundo a las ideas. Si en la época antigua la Filosofía era por lo general un saber reservado a los sabios, la Filosofía contemporánea ha acompañado a la masificación del saber y la cultura. Los clásicos se ocupaban del saber de lo eterno y lo necesario; los modernos, del conocimiento de la naturaleza. La llamada de la filosofía contemporánea, en cambio, la dirige a la historia y al sujeto concreto. Y no precisamente en el vacío: tras el auge y la caída del romanticismo, tras dos guerras mundiales y una revolución contemporánea de ciencias, técnicas, comunicaciones y estilos de vida, la filosofía contemporánea debe responder a la pregunta de qué significa hoy una vida simplemente humana.

David G. Ginocchio


Mini Bio

Soy Doctor en Filosofía. Aunque mi investigación trata especialmente de la Teoría del Conocimiento, la psicología y la metafísica tardomedieval, mi interés se centra en la recuperación metodológica de ciertas tradiciones e inspiraciones en la epistemología y teoría de la acción que aún están en juego en el pensamiento y la cultura contemporánea. Concretamente: el tratamiento de la distinción entre sensación y racionalidad (y su apoyo en el lenguaje), el método de la conciencia del yo y la fundamentación de un realismo epistémico coherente con una noción de historicidad. Recientemente he publicado Ser e infinito en Duns Escoto (2013) y estoy involucrado en varios proyectos editoriales.


Trabajos

Goliardo

Fragmento de la novela inédita de David González Ginocchio.

“[ANDRÉS AMADEUS]. Evidentemente. Pero eso, por supuesto, sólo tiene sentido si el arte es absoluto.
[Varios: gritos de apoyo. Algún resoplido de frustración o enfado. Gritos de más bebida, de más explicaciones y de otro cigarro. Kramer sonríe para sí con su habitual mirada autocomplaciente].
[EL HESSE.] Anda, pues. Yo voy. ¿A qué le llamas arte absoluto? Pero explícalo bien, carajo, y sin jaladas, porque ya se me está haciendo tarde.
[ADÁN.] Lárgate, pues.
[EL HESSE.] No jodas.
[ANDRÉS AMADEUS, con mirada inicialmente complaciente.] O sea, todo mundo siempre está hablando de qué es arte y qué no es arte y de si se puede hacer una super-obra de arte total, algo que fuera claramente arte para todos.
[WULFUNEHANTONENSIS.] Nadie nunca jamás ha hablado de eso.
[ANDRÉS AMADEUS, ignorando a ] …por eso siempre me he quedado pensando. Yo quiero ser un artista.
[Epítetos.]
[ANDRÉS AMADEUS.] ––siempre he querido ser un artista. Pero he decidido que voy a ser el artista, o sea, no quiero ser el típico wey que vende cuadros a museos o en mercados afuera de la iglesia el domingo. Pero la única manera de hacer eso es con la obra de arte total.
[EL HESSE.] Obra. De. Arte. Total.
[ANDRÉS AMADEUS.] Exacto.
[ANA.] O sea…
[ANDRÉS AMADEUS.] O sea, la única que existe.
[WULFUNEHANTONENSIS.] O sea…
[ANDRÉS AMADEUS.] O sea que las demás deben ser destruidas.
[ANA.] Ay, ya cállate”.


¿Te apetece aprender con él?





Back to top