Nace el Coro Victoria, difusor de la música española del Renacimiento

15

jul

Notas musicales y violín

Gestión cultural, Música

El pasado 11 de Julio se presentó en la Iglesia madrileña de San Ildefonso el Coro Victoria.

El Coro Victoria es una agrupación profesional de cámara, fundado por Laura Bujalance, directora y profesora del Seminario “Pon en marcha tu proyecto cultural” de la Escuela de Humanidades UNIR y Ana Fernández-Vega, especializada en Música Antigua.

Uno se podría preguntar, ¿para qué un nuevo coro de música tan antigua? Esta cuestión se responde con dos razones.

La primera: que nunca habrá suficientes agrupaciones dedicadas a una música poco difundida y peor estudiada; el ciudadano medio asimila la Novena de Beethoven, el Don Giovanni de Mozart o cualquier cantata de Bach como parte de un patrimonio artístico universal; nada que ver con lo que ocurre con los compositores renacentistas. Olvidar a éstos es echar tierra sobre una época gloriosa de la creación, sobre unos autores que alcanzan la perfección en el manejo de las líneas sonoras, se enorgullecen de sí mismos (con mayor o menor pudor) y reivindican así, para la música, la sanadora, luminosa e imprescindible soberbia de la Edad Moderna. Sin soberbia no hay avance. Sin inteligencia, tampoco. Y los compositores renacentistas eran soberbios e inteligentes. Mientras Miguel Ángel y Leonardo dominaban los volúmenes y la perspectiva, estos músicos hacían lo propio con los cuerpos sonoros.

coro iglesia

La segunda: que puestos a defender esta música, qué mínimo que hacerlo con voces como las del Victoria: luminosas, imprescindibles, sanadoras… voces de la Edad Moderna, al fin y al cabo. Se necesita agrupaciones volcadas en todos los géneros, en todas la épocas, y a ser posible que estén formadas por este tipo de intérpretes sobresalientes. Hay que dar la enhorabuena y las gracias a la directora, Ana Fernández-Vega, y a la gerente, Laura Bujalance, por hacer posible un proyecto como el Victoria. Es también de agradecer, en los tiempos que corren, que el coro homenajee desde su propio nombre a uno de nuestros primeros “cerebros fugados”; sin su larga estancia en Roma, seguramente el abulense no habría podido desarrollar su talento como hizo. A Tomás Luis, como no podía ser de otra manera, le dedicó “su coro” todo el concierto de presentación, formado por motetes de su primer libro publicado (en Venecia, claro, como buen talento emigrado) y la misa Laetatus Sum, dividida en tres sub-coros. ¿Para qué un nuevo coro de música antigua? Sencillamente: para no olvidar la modernidad, y la modernidad se defiende con voces como las del Coro Victoria.

Juan Gómez Espinosa

 

Juan Gómez Espinosa es titulado superior por el conservatorio Padre Antonio Soler de San Lorenzo de El Escorial y licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid; se mueve en los ámbitos de la literatura y la música así como en el de la docencia, sin olvidar su participación en diversas actividades multidisciplinares.

 

 

Publicado por: Juan Gómez Espinosa. Titulado superior por el conservatorio Padre Antonio Soler de San Lorenzo de El Escorial y licenciado en Filología Hispánica


Deja un comentario

Nombre *

Correo electrónico*

Escribe aquí tu comentario


Comentarios






Back to top