Grandes Heridas del Mundo Actual. Claves para comprenderlas

06

feb

Las heridas del mundo actual. Globo terráqueo con una pegatina Fragile.

Comunicación, Historia, Humanidades, Pensamiento, Política

Mahatma Gandhi: “En la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos”.

 

Ludwig von Mises (economista liberal austríaco): “Un solo razonamiento válido hay contra la esclavitud, a saber, que el trabajo del hombre libre es incomparablemente más productivo que el del esclavo”.

 

André Malraux (escritor y ex ministro francés): “El siglo XXI será espiritual o no será”.

 

François Lyotard (filósofo postmoderno): “El Estado y/o la empresa abandona el relato de legitimación idealista o humanista para justificar el nuevo objetivo: (…) el poder (…).

La cuestión es saber en qué puede consistir el discurso del poder, y si puede constituir una legitimación (…) el juego técnico, donde el criterio es eficiente/ineficiente. La «fuerza» no parece derivarse más que de este último juego, que es el de la técnica.

 

Vandana Shiva (activista y feminista india): “Las semillas son nuestra madre. ¡Guardar las semillas es un acto político!”.

 

He traído aquí estas citas de hombres y mujeres destacados de nuestro tiempo porque todas ellas nos hacen preguntarnos, de una manera o de otra: ¿A dónde va nuestro mundo?

 

Hay autores que afirman que estamos inmersos en un neofeudalismo donde los verdaderos poderes decisorios son las grandes corporaciones y multinacionales, los poderes financieros y un estamento plutocrático que dicta las políticas a los gobiernos nacionales. ¿Estamos pues en un proceso de disolución del Estado-nación tal y como lo heredamos del siglo XIX? Sin embargo, surgen movimientos nacionalistas por todos sitios, algunos muy combativos. ¿Son síntoma de esta descomposición, o por el contrario de un nuevo resurgimiento?

 

¿Y qué ocurre con la democracia en este contexto? ¿Es viable, tal y como la hemos conocido hasta ahora, en unas sociedades que ven hacerse abismales las diferencias económicas? Hoy, la mitad de la riqueza mundial está en manos de un 1% de la población. ¿Pueden realmente decidir los pueblos su destino, o ese destino está ya escrito en entidades que nos son opacas? Por otra parte, ¿qué ocurre con una democracia que arroja productos como el del sanguinario presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, o cuyos resultados son repudiados en manifestaciones, como ha ocurrido en los Estados Unidos tras la victoria de Donald Trump?

 

Un mundo, además, donde los Estados Unidos forjaron su dominio indiscutible tras la desaparición de la Unión Soviética, pero que acusa un lento pero sostenido declive, y donde China aparece como un nuevo y poderoso gigante que le hace sombra y sostiene en buena medida su deuda. Y más recientemente Rusia, que parece resurgir de sus cenizas, creándose así un contexto internacional de «nueva guerra fría» que se pone de manifiesto en crisis que revelan una lucha inmisericorde por recursos mundiales cada vez más escasos: Ucrania o Siria. Por otra parte, en un contexto internacional donde la democracia y los derechos humanos son esgrimidos como permanente justificación de diferentes políticas, intervenciones y guerras, regímenes medievales como las petromonarquías del Golfo Pérsico parecen decidir en buena medida los destinos del orbe, o intervienen en distintos conflictos para, supuestamente, derrocar a dictadores.

 

Los retos a los que nos enfrentamos son realmente soberbios. Puedo atreverme a decir que nunca antes en la historia tuvieron tal magnitud. No a esta dimensión global, donde nos jugamos nuestra viabilidad misma como especie en un mundo que sufre una presión demográfica creciente y una rivalidad despiadada por unas fuentes de energía cada vez más escasas y por unos recursos hídricos y alimenticios cada vez más inseguros en un planeta cuyo clima cambia sin apenas control por efecto de la actividad humana.

 

En el Seminario ‘Grandes heridas del mundo actual. Claves para comprenderlas’ abordaremos estos y otros temas que a todos nos preocupan, porque son los grandes interrogantes que penden sobre nuestro futuro, sobre nuestro futuro más inmediato. Cuento con vuestra participación, con vuestro entusiasmo. ¿Te apuntas?

Rosa María Almansa Pérez

 

Publicado por: Rosa María Almansa


Deja un comentario

Nombre *

Correo electrónico*

Escribe aquí tu comentario


Comentarios






Back to top