Cuando el arte nos habla al corazón

03

jun

Obra escultórica de Bellotti en el Palacio de Cristal. Retiro de Madrid

Arte, Escultura

Hoy nuestra mirada artística es para una obra que siempre permanecerá en mi memoria.

En el año 2008 Evaristo Bellotti recibió uno de esos proyectos con los que todo artista sueña. El encargo fue hacer una obra escultórica para exponer en el Palacio de Cristal, ubicado en un rincón del madrileño Parque del Retiro. Un espacio singular y mágico construido a finales del siglo XIX, para albergar la exposición de flora de las Islas Filipinas.

Por ello el primer pensamiento que surge en la mente del artista es competir con el espacio, idea que deshecha para terminar haciendo  un trabajo a ras del suelo. Un radicalismo humilde que potencia el espacio arquitectónico y aporta muchas novedades conceptuales. La verticalidad como referente escultórico queda reducida  al minimalismo de lo plano, a la horizontal del suelo.

palaciocristal para blog

La obra se compone de 1.600 losetas de mármol de Macael. En ellas el artista ha realizado unas hendiduras, huellas de identidad, recuerdo de las ancestrales marcas de cantero, grabadas en la piedra, como un signo indeleble y escondido en el legado de las catedrales góticas.

Las losetas se revisten de una fina lámina de agua a modo de veladura transparente (que no deja tocar directamente la obra), espejo reflectante donde la mirada se entretiene.

Arquitectura acristalada, contenedor de emociones que recoge el verdor de la arboleda y las luces cambiantes del día, como si de un pintor impresionista se tratase.  Estos eran artistas obsesionados por el aspecto cambiante de los objetos con la luz. En la obra de Bellotti esta obsesión se transforma en una forma de ser natural y gratuita, que genera vida propia en la escultura, cada minuto es diferente del anterior.

Renovador es también en la invitación que hace al espectador. Para contemplar la obra es necesario descalzarse y transitar por ella. Un recorrido emocional y efímero donde el espectador toma un papel activo. Un espacio que no es estancia arquitectónica, es belleza, pura  poesía.

Pero además en esta obra he querido ver un acercamiento al ser humano, a la generosidad y al compartir.

Para pensar en la necesidad de los otros partimos de la belleza del dar, donde el yo desaparece para potenciar al otro, y es aquí donde se fragua una vida rica.

La verdadera bondad solo la hallamos cuando te descalzas ante el otro y decides acompasar sus pasos. “Ser alfombra para que los demás pisen blando”.

Y es en esta capacidad de dar donde el corazón se ensancha.

Como decía el poeta

En el “meeting” de la Humanidad

millones de hombres gritan lo mismo;

¡Yo, yo, yo, yo, yo, yo! …

¡Cu, cu, cantaba la rana; cu, cu, debajo del agua! …

¡Qué monótona es la rana humana!

¡Qué monótono es el hombre mono!

¡Yo, yo, yo, yo, yo, yo! …

La rana es mejor

¡Cu, cu, cu, cu, cu!

Sólo los que aman saben decir ¡Tú!

                                                                     Jacinto Benavente

Publicado por: Mercedes Sierra. Historiadora de Arte. UNIR Teatro


Deja un comentario

Nombre *

Correo electrónico*

Escribe aquí tu comentario


Comentarios






Back to top