Creando paisajes de paz con el patrimonio

06

nov

Bunker de Gaztuluzarra (Uztárroz- Valle del Roncal). Autor: Pablo Orduna

Sin categoría

Una experiencia en primera persona: El investigador Pablo Orduna Portús, profesor en el Grado de Humanidades en UNIR y miembro de Red Cultural-Kultursarea (RCKS), ha participado en las Jornadas Europeas de Patrimonio 2017

El Consejo de Europa establece anualmente un programa de sensibilización patrimonial, tanto en lo que es material como inmaterial y, con un guión común a todos los estados miembros de la Unión Europea. El objetivo es posibilitar el acceso de toda la ciudadanía al ámbito científico y de gestión del patrimonio para que pueda disfrutar y compartir su riqueza tal y como está regulado en el Convenio Cultural Europeo de 1954.

Aprovechando esta maravillosa oportunidad para acercar los bienes patrimoniales a la ciudadanía, junto a mi colega Francisco Javier San Vicente, he podido  desarrollar diferentes sesiones interactivas en la frontera pirenaica oriental de Navarra. Tales sesiones bilingües, en castellano y euskara, se han enfocado a ofrecer una nueva visión de la cultura de frontera bajo el título de: Paisaje de paz en el espacio militarizado. La Línea P en el Valle de Roncal. Para su desarrollo, además del apoyo promotor del Consejo de Europa, se ha contado con el refrendo organizativo del Gobierno de Navarra y la colaboración de los Ayuntamientos de Isaba y Uztárroz ambos en el Valle del Roncal

Junto al profesor San Vicente soy codirector de un proyecto integral de gestión patrimonial de los elementos militares abandonados, el cual ha sido diseñado por el grupo RCKS en el citado valle navarro. El equipo entiende que el patrimonio cultural derivado de los restos de conflictos armados es parte integral de la historia de un territorio y de su memoria histórica. Se puede decir que es un elemento fundamental a la hora de conformar la identidad cultural y social en el siglo XX y en esta incipiente centuria del XXI. El análisis de este patrimonio supone el redescubrimiento de la evolución de la identidad de una población. Así, en el transcurso de la Jornadas se pudieron realizar visitas interpretativas en los enclaves fortificados. Con objeto de la participación de un mayor número posible de personas, se invitó a la población local, a turistas y a las entidades gubernamentales y de desarrollo local.

¿Cómo transcurrieron las visitas? Junto al numeroso grupo de personas interesadas que participaron, fijamos nuestro punto de actuación en los fortines de la J.D.A.P.O. o Línea P ubicados en el Valle de Roncal (Pirineo Occidental). Muchos desconocen la existencia de esta ‘muralla’ defensiva inacabada y otros han visto sus elementos desperdigados por el monte pero son incapaces de contextualizarlos históricamente. La conocida como Línea P en el Pirineo Occidental, o Línea Gutiérrez en el Oriental, fue la Organización Defensiva del Pirineo creada por el régimen franquista en la década posterior a la Guerra Civil. El conflicto entre las potencias del Eje y los aliados estaba concluyendo y se temía una imposible invasión efectuada o bien por un resentido III Reich o de las tropas anglofrancesas y americanas. Para ello se dispuso la construcción de una serie de 10.000 emplazamientos, coloquialmente conocidos como los búnkeres de la cordillera, en diferentes Centros de Resistencia fortificados. Sin embargo, ni se concluyó su obra al cien por cien ni se siguieron modelos estratégicos adecuados para las innovaciones bélicas de la época.

En los sitos en el Valle de Roncal (Navarra) es donde hemos ejecutado dos jornadas activas para dar a conocer su valor arqueo-histórico. El objetivo era que la propia sociedad local contemple su existencia y tenga conciencia de su importancia dentro de la evolución histórica del continente y del momento histórico en el que se construyeron. Se trata de reformular su discurso belicista para lograr readaptarlo en el contexto de una cultura de la paz donde el paisaje de frontera tome un papel activo en el hermanamiento cultural como motor de desarrollo local. El primer día, se realizó una primera sesión descriptiva de estas construcciones en uno de los parapetos de los bellos parajes de Belabarze y Belagöa en Isaba. En la segunda jornada nos desplazamos al Puerto de Laza en Uztárroz donde se pueden observar un Núcleo de Resistencia completo y los restos de una trinchera derivada de un enfrentamiento de carácter bélico en la década de los años 40. Esta trinchera es la única manifestación material del enfrentamiento entre la guerrilla republicana y el Ejército del Gobierno Vasco en el exilio contra el régimen franquista concluida ya la Guerra Civil en este sector de la cordillera. Fue un enfrentamiento entre tropas del régimen dictatorial y la famosa Brigada 153, originada con la militarización republicana de la columna ‘Tierra y Libertad’. Tal cuerpo armado se mantuvo como batallón cohesionado de sólida estructura incluso en el exilio del sudoeste francés.

Como investigadores hemos intentado poner en valor lo que hasta ahora se tenía como un ‘patrimonio negativo y oscuro’ partiendo de una renovación de la visión transfronteriza del espacio, y, transformándolo en elemento de unión y motor tractor socioeconómico entre ambas laderas de la cordillera. El trabajo continuará en esta comarca montañosa y en los próximos meses seguiremos ejecutando tramos de un proyecto en el que participa de forma activa la población local. Tal es así que de cara a la primavera se organizarán nuevas visitas guiadas de interpretación de estos parapetos; de las que daremos cumplida noticia para invitar a participar en ellas a alumnos y docentes de UNIR.

 Pablo Orduna

 

 

 

Publicado por: Pablo Orduna


Deja un comentario

Nombre *

Correo electrónico*

Escribe aquí tu comentario


Comentarios






Back to top