Ceda el paso, poeta al volante

06

mar

bus

Cine, Humanidades

Sobre la película Paterson, de DirectorJim Jarmusch, Estados Unidos, Francia y Bélgica, 2016).

 

Si ya es inverosímil encontrarse con una película sobre la poesía, es doblemente inverosímil encontrarse con una buena película sobre poesía. La que ha estado en los cines hace unas semanas ha superado con creces tanta inverosimilitud.

Paterson, que es nombre de persona y de ciudad a la vez, nos presenta qué es lo que hace el poeta cuando hace poesía, en qué instalación se encuentra respecto a la realidad que le rodea y cómo es capaz de ver lo sorprendente en lo cotidiano, por ejemplo, las posibilidades latentes que hay en una cerilla celeste o la vivencia cotidiana del amor, que además la cámara va contando, en una cadencia semanal, con un ojo completamente cinematográfico.

Ahí están el reloj que avanza para mostrarnos lo que va pasando a lo largo de una mañana, el compañero que cuenta las complicaciones familiares que se enredan como un ovillo, el buzón enteramente torcido o las cortinas de casa siempre cambiantes, al ritmo de la sorprendente personalidad que las imagina.

Paterson, un conductor de autobuses meditativo y sereno, que no tiene móvil, pero sí un interesante mundo interior, vive la mitad de su jornada al volante, recorriendo la ciudad y reabsorbiendo las vidas que suben y bajan de su modesto autobús. Unas vidas que se mueven en un entorno ya interpretado por los poetas que han vivido previamente en él, sin ser Paterson una ciudad especialmente hermosa.

Es, este Driver, un hombre de pocas palabras. Pero cuando escribe… cuando escribe Paterson va llenando un cuaderno que solo conoce Laura, su mujer, y que el perro familiar parece codiciar secretamente con ojillos rencorosos, quizá por ser “consciente” de no poder contar con tamaña inspiración, propia de seres iluminados por las Musas.

Paterson aprovecha los momentos más nimios para escribir: antes de empezar la jornada, el cambio de turno o el rato libre en el sótano, cuando Laura vende artísticos y aromáticos cupcakes en el mercado local.

Es extraño y esperanzador que una película que cuenta con tan pocos elementos, en cuanto a personajes, escenarios o trama, sea una historia con tan interesante argumento -no hay que perderse la conversación con la niña poetisa, y el poema de esta, “Gotas caen”-. En realidad, la cuestión que pone ante los ojos y la mente del espectador es: ¿qué añade la poesía al mundo? ¿Es de verdad necesaria la poesía o pierde Paterson el tiempo, conduciendo su viejo autobús?

Paterson (esta vez la ciudad) no es especialmente inspiradora. Es un entorno algo prosaico y ni siquiera el renqueante vehículo termina de funcionar bien. La vida de los pasajeros no es lo que se pueda decir emocionante, ni la empresa de transportes es muy generosa. No parece ser esto decisivo para el conductor-poeta (¿o el poeta-conductor?). Tampoco Paterson parece querer que su don sea más que suyo, lo que importa es que esa mirada distanciada respecto a la realidad le permite verla de modo siempre nuevo, sin caer en la habitualidad o el aburrimiento.

Parece, pues, que este hacer poético es ya de por sí valioso y no tiene por qué brotar en un ambiente ideal o producir necesariamente ganancia económica. Porque ¿no es de por sí valioso evitar que la existencia caiga en una especie de vita minima, enquistada y rutinaria? Yo, por mi parte, me pregunto dónde hay que ir a votar para que más historias como la de Paterson sean contadas cinematográficamente y nos ayuden a poetizar lo prosaico.

 

Se puede ver el tráiler en español en el siguiente enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=RWwELLaXS7w

 

 

                                                                                              Nieves Gómez Álvarez

                                                                                              Doctora en Filosofía

                                                                                              Profesora de Filosofía

Publicado por: Nieves Gómez


Deja un comentario

Nombre *

Correo electrónico*

Escribe aquí tu comentario


Comentarios






Back to top