5 cosas para fijarte ante un cuadro de Sorolla

15

oct

Niño con barco de Sorolla

Arte, Pintura

La Escuela de Humanidades de UNIR ha organizado una visita guiada a la Casa Museo Sorolla de Madrid que tendrá lugar próximamente. La casa tiene dos atractivos: uno es la visita a una casa de principios del siglo XX que ha mantenido la ambientación y decoración de la época (un estilo cada vez más imitado en las tendencias decorativas de hoy en día) y el otro son las propias obras de Sorolla que se conservan allí. Sorolla es un artista que mantiene hoy en día un gran atractivo entre la población. El simple nombre de Sorolla nos evoca playas soleadas, nos sabe a mar, nos suena a viento, chapoteos y risas de niños. Asociamos a Sorolla con un eterno verano lleno de luz y de una serena felicidad. Ahora bien, como con todo, se corre el peligro de que, ante un cuadro de Sorolla, uno se maraville de lo bonito que es el paisaje, eche de menos su propio verano, piense “qué bien pintaban antes y no como los pintores de ahora”… y pase al siguiente cuadro. Por eso, es muy práctico contar con una visita guiada que te desvele los misterios de los cuadros que vas a contemplar. Pero, tanto para disfrutar esas obras aún más, como por si vas a visitar obras sin un guía, te ofrecemos cinco cosas en las que te puedes fijar ante un cuadro de Sorolla:

1.- Las figuras de Sorolla:

Las figuras de Sorolla son monumentales, son las verdaderas protagonistas de los cuadros. Entre los primeros paisajistas, e incluso entre algunos impresionistas, las figuras son algo secundario, ya que lo principal es el paisaje, la ambientación. En cambio, en los cuadros de Sorolla, a pesar de su maestría en la representación del paisaje, lo principal son los seres humanos y sus historias, y en ocasiones se cuelan temas que revelan la calidez de su mirada y su capacidad de compasión, como ante los niños con polio o la madre acusada de asesinato: Niños polio¡Otra Margarita! Detenida de Sorolla Fuente: caravaggismo.blogspot.com y wikimedia.org

2.- Sorolla y la luz:

Siempre se ha dicho que Sorolla es un maestro de la luz, pero ¿cómo hace para que sus cuadros sean tan luminosos? Puedes empezar por fijarte en dos pequeños detalles: cómo pinta las partes más iluminadas y cómo pinta las sombras. Para las partes más iluminadas utiliza reflejos de la luz muy blancos, en vez de la suave gradación de la luz que usaban pintores anteriores. Puedes verlo comparando estas dos imágenes, similares en cuanto a la postura, de Caravaggio y Sorolla. Caravaggio usa en sus figuras una gradación entre las partes ensombrecidas (en tonos grises y negros) y las partes en luz (color crema y rosáceo). En cambio, Sorolla utiliza unos toques de pintura blancos, por ejemplo en las rodillas y piernas del niño y en los brazos de la madre, que incrementan la intensidad de la luz. Mujeres con niños. Sorolla y Caravaggio Fuente: aboutfamousartists.com y valenciafreedom.com En cuanto a las sombras, Sorolla no suele usar el color negro para las sombras, sino que prefiere utilizar tonos azules e incluso verdosos, amarillentos o anaranjados. De este modo, hasta las sombras resultan luminosas. Puedes comparar también las sombras entre las dos imágenes anteriores de Caravaggio y Sorolla.

3.- Los colores de Sorolla:

Sorolla representa muchas veces a figuras vestidas de blanco a orillas del mar, por lo que los colores que predominan en sus obras deberían ser muy fríos (azules y blancos). Sin embargo, las obras de Sorolla no transmiten sensación de frialdad, sobre todo porque su mar no es solamente azul: tiene reflejos violetas, amarillentos y verdosos, colores más cálidos, cuyo brillo se refleja en las vestimentas de las figuras. Y en aquellas obras que permiten una mayor riqueza cromática, Sorolla se vuelca en colores claros, brillantísimos e intensos, como ocurre por ejemplo en los jardines, donde la vegetación se convierte en oleadas de colores verdes y amarillos tan intensos que casi hieren la vista: Jardín de Sorolla Fuente: http://museosorolla.mcu.es/

4.- El tema en Sorolla:

El tema en las obras de Sorolla suele ser sencillo, incluso anecdótico. El siglo XIX había comenzado con grandes cuadros, de temas históricos, religiosos o mitológicos, llenos de personajes y de sentimientos intensos. En cambio, a medida que se avanza en el siglo se va prefiriendo los temas sencillos, poco enfáticos, con un carácter más intimista. En el caso de Sorolla, los temas que predominan son los paseos a la orilla del mar, los pescadores, los jardines y paisajes, los retratos en las propias casas de los retratados… No hay un interés por la captación de un momento lleno de tensión, sino que se prefiere la belleza de un hecho anecdótico y aparentemente poco importante. Podemos comparar a Sorolla con Gisbert, un pintor también valenciano y solo una generación anterior. Ambas escenas están situadas a orilla del mar. Pero ¡qué diferentes el tema, la luz… y el mismo mar! Esta comparación muestra también una característica de la pintura de Sorolla y de la pintura de finales del siglo XIX en general: hay un mayor interés por representar a mujeres y niños que por representar a hombres adultos. Tal vez porque las escenas que muestran a mujeres y niños reflejan mayor intimismo y también mayor alegría. Playa GisbertMujeres Sorolla

5.- La pincelada de Sorolla:

La pintura de Sorolla cambia en las distintas etapas de su vida. Sin embargo, como rasgo general se puede ver que quita importancia al dibujo (a pesar de que era muy buen dibujante) y sin embargo se apoyaba en el color, cuya aplicación variaba: grandes pinceladas horizontales en el mar, pinceladas más difusas en el cielo y en las figuras. La pintura de Sorolla no es tan pastosa como en los impresionistas, sino más amplia y fluida. Si comparamos nuevamente los dos cuadros anteriores, vemos cómo Gisbert ha retratado a los personajes con todo realismo y detalle, con un dibujo preciso. En cambio Sorolla crea las figuras a base de manchas de color que van tomando forma. Curiosamente, el resultado es que las figuras de Sorolla dan incluso mayor sensación de volumen y tridimensionalidad que las de Gisbert. Detalles playas Gisbert y Sorolla Esperemos que todo esto te resulte de utilidad. Ahora solo te queda ¡ir a visitar cuadros de Sorolla!

Publicado por: Myriam Ferreira. Coordinadora del Grado de Humanidades de UNIR


Deja un comentario

Nombre *

Correo electrónico*

Escribe aquí tu comentario


Comentarios

Gabriel dice:

Este autor tiene una técnica muy natural y mezclada ligeramente con la abstracción que hace que sean de mis cuadros autores favoritos, muy buen artículo

Charr cadenas dice:

Me gusta mucho Sorolla , pero desde que leo estos puntos tan interesantes de su pintura , lo disfruto mucho más . Seguir dando estas lecciones tan interesantes

Sebastián dice:

Magistral. Mis saludos afectuosos

Cristina dice:

Amo a Sorolla, me impactan sus luces y sus sombras, me relajan sus personajes, me deslumbra el brillo del sol y del agua sobre la piel, y además la fuerza que hace que el color sea más importante que el dibujo. Él es uno de mis pintores predilectos, un maestro !!!






Back to top